padlock g602ec239d 1920 - abogado Nerja, abogado Torrox, abogado Velez Malaga, abogado Torre del Mar

EL DESAHUCIO EXPRESS

La ocupación ilegal de viviendas constituye en nuestro país un fenómeno cada vez más común y problemático. Las razones de este auge, que no entraremos a analizar aquí, podrían pasar por las tasas de desempleo, la precariedad de los salarios, el precio de la vivienda o el perfecto conocimiento por muchos de estos ocupas de la literalidad de la Ley y de la lentitud, en general, de los Juzgados y Tribunales.

Cuando alguien ocupa nuestra propiedad, nos puede estar privando de una parte muy importante de nuestro sustento o nuestra vida, ya que quizás contemos con los ingresos del alquiler de esa propiedad para nuestros gastos del día a día, quizá necesitemos venderla por cualquier motivo, o simplemente queremos usarla cuando y como nos venga en gana.

Podría argumentarse que hay cientos de propiedades en manos de grandes empresas y bancos, que están baldías, inutilizadas y que por tanto a nadie se daña ocupándolas. Y puede ser cierto, pero también lo es que la mayoría de propietarios en nuestro país son particulares que invierten, tanto en una primera como segunda vivienda, como una forma de ahorro. Y son estos los que en mayor medida se ven perjudicados por el fenómeno de la ocupación y con la lentitud en su solución legal.

Lo cierto es que algunos pasos se han dado en materia jurídica para tratar de agilizar los procesos de desahucio y con ello las pérdidas económicas de los propietarios. La última modificación se produjo en momentos más o menos reciente, el año 2.018, cuando se introdujeron ciertas modificaciones en la regulación del proceso de desahucio.

Como medida estrella de las entonces aprobadas, ahora cabe la posibilidad de solicitar el desahucio inmediato, con la misma demanda y sin esperar a juicio. Siempre que aportemos un título que justifique nuestro derecho sobre la propiedad (como una escritura de compra o un contrato de alquiler) y que los ocupantes no presenten el suyo (que no tendrán) en el plazo de 5 días, se ordenará sin más el desahucio.

Pero, ¿y si no sabemos a quién dirigir la demanda porque desconocemos la identidad de los ocupas? ¿O si la sabemos pero tememos que haya cambios entre ellos y lleguen algunos distintos que no han sido demandados? Esta situación también la prevé la norma, de forma que se podrá dirigir la demanda a los “desconocidos ocupantes” y, de prosperar, los desahuciados serán estos desconocidos ocupantes, sean quienes sea.

Lo cierto es que demandar a los “desconocidos ocupantes” ya venía haciéndose en la práctica antes de la modificación legal y era admitido así por la práctica totalidad de los Juzgados. Ahora, no obstante, se cuenta con un respaldo legal inequívoco.

En todo caso y de forma previa al desahucio, si alguno de los ocupantes es identificado y da su consentimiento, el Juzgado notificará la situación a los Servicios Sociales, por si correspondiera que proporcionasen una alternativa habitacional al ocupa, para cuyos trámites tendrán 7 días hábiles.

Es importante explicar que esta posibilidad no lo es solo para el desahucio de una vivienda entera, si no también para parte de ella. Como si, por ejemplo, nos usurpan una habitación que tuviéramos alquilada en un piso compartido.

Igualmente, que este procedimiento especial y ágil de desahucio no puede usarlo cualquiera, solo personas físicas y entidades o asociaciones sin ánimo de lucro. Es decir, las empresas tendrán que seguir acudiendo al desahucio “lento”, llamado desahucio por precario, ya que la Ley no les habilita para seguir este cauce.

Por último, resaltar que por muy ágil y rápido que parezca todo el procedimiento sobre el papel, en la práctica todo dependerá de la zona en que nos encontremos y del Juzgado que sea competente. Y desgraciadamente, creo que no hay Juzgado que vaya rápido y bien en nuestro país, ya sea por falta de medios o por el motivo que sea. Esto significa que en muchos casos pasarán varios meses desde que pongamos la demanda hasta que el desahucio efectivamente se produzca, dado que no es raro que muchos Juzgados tarden meses simplemente en tener por recibida la demanda presentada.

Nuestro consejo es iniciar los trámites lo antes posible una vez se produce esta situación, siempre de la mano de un abogado de confianza y armados de paciencia. Desaconsejamos por lo general negociar con los ocupantes, ya que normalmente solicitan cantidades superiores a los tres mil euros por irse de la vivienda, que es mayor que el coste que pueda tener un procedimiento de desahucio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir arriba
× ¿Cómo puedo ayudarte?